Sólo otro sitio WordPress.com

LAS TICS EN EL AULA DE CLASES

Presentación2 

UN MODELO PARA INTEGRAR LAS TIC
AL CURRÍCULO ESCOLAR

COORDINACIÓN Y DOCENCIA TIC

  

El Modelo propuesto por la Fundación Gabriel Piedrahita Uribe (FGPU) para integrar exitosamente las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) al currículo escolar, demanda atender cinco componentes básicos: a) Dirección Institucional, b) Infraestructura TIC, c) Coordinación y Docencia TIC, d) Docentes de otras Áreas y e) Recursos Digitales. Este documento se enfoca en el tercero de los componentes citados, el de Coordinación y Docencia TIC.

Es necesario aclarar que antes de abordar el componente “Coordinación y Docencia TIC” del Modelo, deben estar resueltos los dos primeros componentes: a) el compromiso de la Dirección Institucional con la incorporación de las TIC a su proyecto educativo y b) el aspecto relacionado con Infraestructura TIC; es decir, hardware/software, conectividad y soporte técnico.

Con base en la experiencia desarrollada en la asesoría y el acompañamiento dado a varias Instituciones Educativas, la FGPU aprendió que, además del apoyo decidido y constante de las directivas y de contar con una infraestructura de TIC adecuada, es fundamental que la institución tenga un docente de informática experto en TIC. Este docente debe convertirse en un Coordinador de Informática que pueda atender con solvencia tres retos muy importantes para el éxito del proceso: a) transformar positivamente la enseñanza de las TIC de forma que los estudiantes logren real competencia en estas; b) comprender a cabalidad el alcance y potencial de transformación que tienen las TIC en educación, esto es, tener claridad sobre la manera como las TIC pueden apoyar efectivamente el aprendizaje en otras áreas curriculares básicas y cuáles son las estrategias pedagógicas adecuadas para hacerlo; y c) apoyar tanto a los demás docentes de informática, como a docentes de otras áreas académicas en la incorporación de las TIC a sus procesos de aula. Esto último se refiere a estar en capacidad de persuadirlos en el uso y apropiación de las TIC, mostrándoles las ventajas de utilizarlas para enriquecer sus clases y capacitándolos en las estrategias didácticas adecuadas para lograrlo.

Con el fin de hacer la mejor escogencia para ese cargo, directivas y coordinadores académicos de las Instituciones Educativas (IE) deben tener en cuenta una serie de características tanto personales como de competencias que debe tener ese docente que va a asumir las funciones de Coordinador Informático Estas le permitirán encargarse de liderar exitosamente la integración gradual de las TIC a los procesos educativos de la Institución; además, debe recibir capacitación complementaria en aspectos en los cuales presente falencias.

CAPACIDADES Y FUNCIONES DEL COORDINADOR DE INFORMÁTICA

Para que el proceso antes mencionado pueda llevarse a cabo, un Coordinador de Informática (CI) debe demostrar condiciones personales (capacidades) que faciliten su labor. Estas se enmarcan en cuatro categorías: Humanas, Tecnológicas (TIC), Pedagógicas y Técnicas.

Las capacidades humanas hacen referencia a poder establecer fácilmente relaciones con: otros docentes, tanto de informática como de otras áreas; coordinadores académicos y, personal administrativo y directivo de la institución. Lo ideal es que tenga línea de comunicación directa con la rectoría y que a su vez tenga la jefatura del área de TIC de la IE. Como el CI es el encargado de liderar procesos tanto de integración de las TIC, como de capacitación de docentes, debe demostrar dominio de las TIC, habilidades de liderazgo, condiciones para trabajar en grupo o en equipo, habilidad para escuchar, competencia para escribir claramente y facilidad de expresión oral.

Las capacidades tecnológicas (TIC) se relacionan con la competencia en el uso avanzado de las TIC. El Coordinador Informático (CI) es, dentro de la Institución Educativa, la persona encargada de promover el uso de las TIC en todos los niveles. Por esa razón es muy importante que pueda discernir cuáles son las herramientas más apropiadas para llevar a cabo una tarea determinada. Esto facilita su labor respecto a la formulación de proyectos de clase que integren las TIC, así como al desarrollo de propuestas dirigidas tanto al área administrativa como académica de la institución en las que estas se utilicen. Dado que la mayoría de los documentos técnicos y las reseñas de nuevos productos informáticos o de avances en este campo se publican en inglés, es muy deseable que el CI tenga competencia aceptable en inglés o por lo menos que lo pueda leer con fluidez y entenderlo.

Las capacidades pedagógicas aluden a los conceptos y prácticas más apropiados para involucrar las TIC en procesos educativos. El Coordinador Informático (CI) debe tener una apreciación clara del enfoque pedagógico asumido por la Institución Educativa para llevar a cabo la enseñanza/aprendizaje y las propuestas didácticas que permiten llevar al aula esos procesos. De acuerdo con la experiencia de la FGPU, la pedagogía constructivista puede resultar apropiada, especialmente cuando se une a metodologías de corte activo. Además, el CI debe tener en cuenta la conveniencia de utilizar diferentes estrategias pedagógicas para plantear las capacitaciones a docentes, diferentes de las que usa con estudiantes.

Las capacidades técnicas se refieren a la habilidad para solucionar problemas de tipo técnico de complejidad baja a media que se presenten en la infraestructura TIC de la institución. Esto es, conocimiento y habilidad para: instalar hardware y software, y para reparar daños menores. Esta cualidad esta altamente deseable pero no indispensable. Tener capacidades técnicas le facilita al CI participar activamente en las decisiones de compra de equipos y de software que haga la Institución Educativa que debe tener en cuenta su opinión.

Por otra parte, el Coordinador Informático (CI) debe cumplir una serie de funciones que aseguren el avance continuo del proceso de integración. Para facilitar la verificación del cumplimiento de estas funciones, las hemos agrupado en torno a cada uno de los cinco componentes del Modelo. Para conocer en detalle estas responsabilidades, le sugerimos consultar la lista de verificación “Descripción del Cargo de Coordinador Informático”. Vale la pena aclarar que el tiempo necesario para llevar a cabo las tareas demandadas por las funciones que se asignen al CI deben incluirse dentro de su carga académica. Lo ideal, es no programarle más de 10 horas de clase semanales; las clases se deben mantener, por que no es bueno que el Coordinador pierda contacto con los estudiantes y las prácticas de aula.     

ENSEÑANZA DE LAS TIC

En varios países latinoamericanos no existen aún estándares educativos de Informática (TIC, Sistemas, Computación) que guíen la enseñanza/aprendizaje de esta asignatura. Por esta razón, esa responsabilidad recae en los docentes de esta área quienes deben seleccionar, en base a su criterio y experiencia, qué contenidos enseñar de acuerdo con el nivel básico, medio o avanzado de competencia al que aspiran alcancen sus estudiantes, en el manejo de las herramientas informáticas. Algunos eligen enseñar a usar las herramientas ofimáticas que ellos manejan mejor o qué son de su personal preferencia. Sin embargo, es importante que los docentes, y en especial, los Coordinadores de Informática respondan reflexivamente la siguiente pregunta antes de realizar la selección de contenidos: ¿Qué competencias en TIC requiere un estudiante para desenvolverse exitosamente en este Siglo XXI? 

Hoy en día, todo estudiante de educación media, al momento de graduarse, debe ser competente en el uso de las herramientas básicas de las TIC: Sistema Operativo, Procesador de Texto, Hoja de Cálculo, Base de Datos, Presentador Multimedia, Editores Gráficos e Internet (Información y Comunicación). Sin embargo, para desenvolverse adecuadamente en el Siglo XXI, sus habilidades deben ir más allá del buen manejo de las diferentes funciones de esas herramientas. Toda Institución Educativa debería ponerse como meta que cada estudiante, al finalizar sus estudios, presente un examen de certificación de competencia en TIC con una organización reconocida a nivel internacional como ECDL/ICDL, Microsoft, etc.

De acuerdo con los Estándares Educativos en TIC para Estudiantes (Proyecto NETS) recientemente actualizados, los alumnos deben estar en capacidad de utilizar las TIC para: crear e innovar; comunicar y colaborar; investigar y localizar efectivamente información; desarrollar habilidades de pensamiento crítico, solución de problemas y toma de decisiones; promover y practicar la ciudadanía digital; adquirir competencia en el funcionamiento y conceptos básicos de las TIC; todo lo anterior aunado a apoyar el aprendizaje individual permanente. Lo anterior significa, que deben estar en capacidad de usar las TIC para comunicar eficazmente sus ideas, localizar efectivamente información e intercambiarla con otros, trabajar coloborativamente con otras personas; localizar, evaluar y organizar información proveniente de una variedad de fuentes; procesar datos e informar resultados; solucionar problemas de la vida diaria y tomar decisiones bien fundamentadas. A todo lo anterior se agregan temas de ciudadanía digital y aprendizaje individual permanente.

Por esta razón es importante que, además de contener las herramientas básicas de las TIC, el currículo de informática incluya contenidos y actividades conducentes a desarrollar nuevas competencias transversales como: Aprendizaje Activo, Competencia para Manejar Información (CMI), Aprendizaje Visual y el Alfabetismo en Medios, todas estas herramientas básicas no informáticas, que ayudan a potenciar el uso efectivo de las TIC en el aula. Por una parte, el Alfabetismo en Medios, demanda aprender una lectura y una escritura diferentes a las tradicionales, pues al ser éste multimedial, hipertextual, interactivo y contener íconos e información gráfica, implica un concepto de alfabetismo ampliado, nuevo. Por otra parte, la Competencia para Manejar Información (CMI) se ha convertido actualmente en una habilidad crítica, especialmente por la cantidad de información disponible en Internet.

Pensando en facilitar el cumplimiento de lo hasta aquí reseñado, la FGPU ha realizado diferentes acciones. La primera de ellas consistió en desarrollar una herramienta, con características Web 2.0, que permite construir en línea y en solo tres pasos, el Currículo de Informática de una Institución Educativa; currículo que responde a las características particulares de esta. Esta herramienta, llamada Currículo Interactivo 2.0”, permite: realizar la Planeación General Institucional del Currículo de esa área y compartirla; construir el currículo para cada grado escolar en el que se dicte esta asignatura; asociar a estos currículos, los productos residentes en el Gestor de Proyectos de Clase (Proyectos de Clase, WebQuests, Actividades Informática); hacer públicos los currículos elaborados y, consultar los currículos realizados por otros docentes de informática.

Cuando la Institución Educativa tiene varios maestros de Informática, el Coordinador Informático (CI) debe reunirse con ese grupo para hacer la Planeación General Institucional del Currículo. Debe asumir el liderazgo del proceso y compartir luego los resultados de la reunión con los demás miembros del grupo. El Currículo Interactivo 2.0” facilita esta labor de planeación, pues una vez el Coordinador digite en su sesión los tiempos conjuntamente acordados para alcanzar los objetivos de cada herramienta, puede usar la opción “Compartir Planeación” para notificar a cada uno de sus colegas que, por este medio, les comparte la Planeación General.

Adicionalmente, esta herramienta interactiva, permite al CI tanto ver los avances que los otros docentes de informática han hecho en la construcción curricular de los grados a su cargo, como recoger en su sesión los currículos elaborados por ellos y así unificar el Currículo de Informática Institucional, además de mantenerlo actualizado y centralizado.

Un complemento importante del “Currículo Interactivo 2.0” es el Gestor de Proyectos de Clase, Recurso Educativo Abierto (REA) que permite no solo crear, editar, visualizar y almacenar en la Red Proyectos de Clase, “WebQuests”, Actividades para Enseñar Informática o Reseñas, sino, además, interactuar con producciones de otros maestros y participar en Redes de Docentes establecidas para diferentes áreas académicas. El Gestor de Proyectos es una aplicación en línea, personal y colaborativa, de fácil manejo, que apoya al docente en el planteamiento de Proyectos de Aula mediados por las TIC que estimulen en los estudiantes la comprensión mediante el Aprendizaje Activo.

A este par de herramientas interactivas de uso gratuito, se suman otras facilidades ofrecidas por la FGPU como son: el Directorio de Proyectos de Clase, basada en Aprendizaje por Proyectos (ApP) y diversos Módulos Temáticos; estos últimos compendian temas como: Competencia en Manejo de Información (CMI); Aprendizaje Visual; Alfabetismo en Medios; Pensamiento Crítico; Matemática Interactiva, entre otros. Todos ellos ofrecen estrategias, materiales y proyectos de clase que posibilitan trabajar con TIC, distintos temas en el aula bajo un enfoque de Aprendizaje Activo

Otro requerimiento indispensable para alcanzar los objetivos antes mencionados es que los docentes de informática utilicen métodos de enseñanza (didácticas) diferentes a los tradicionales que por lo regular se ocupan en dar instrucciones sobre cómo utilizar las funciones básicas de cada herramienta informática. Si se detectan este tipo de situaciones, es el CI el llamado a convocar reuniones con los otros docentes de informática para direccionar la enseñanza del área con base en Actividades que exijan a los estudiantes responzabilizarse de su propio aprendizaje solucionando por ejemplo, problemas de la vida diaria, utilizando las TIC. Al resolverlos, ellos pueden experimentar por sí mismos de qué manera incrementan las TIC la productividad, la creatividad, el trabajo colaborativo y el aprendizaje individual permanente. Algunos ejemplos de este tipo de actividades para enseñar informática están disponibles en la sección Actividades para Enseñar Informática del Directorio de Proyectos de Eduteka.

COMPRENSIÓN DEL ALCANCE DE LAS TIC EN EDUCACIÓN
Una de las características más importantes del Coordinador Informático (CI) es tener una excelente comprensión del alcance de las TIC en educación; esto es, la manera como estas pueden apoyar efectivamente el aprendizaje en otras áreas básicas y cuáles son las estrategias pedagógicas adecuadas para utilizarlas. Lo anterior es importante para lograr persuadir a otros docentes sobre las oportunidades que para enriquecer la enseñanza/aprendizaje de sus asignaturas ofrecen las TIC, ya que el CI debe comprender no solo los propósitos de utilizarlas en las áreas curriculares fundamentales sino, además, en qué momentos o contextos hacen ellas aportes valiosos en esas áreas. Esto le facilitará también, exponer los enfoques de enseñanza que estas posibilitan.

En este sentido, una distinción valiosa es la propuesta por Thomas Reeves [2] quién describe las diferencias existentes entre aprender “de” los computadores y aprender “con” estos. Cuando los estudiantes están aprendiendo “del” computador (instrucción dirigida), este funciona esencialmente como tutor. En esos casos las TIC apoyan la transferencia de información y el desarrollo de habilidades básicas en TIC de los estudiantes. En cambio, cuando éstos están aprendiendo “con” el computador, las TIC asumen el papel de herramientas poderosas que pueden potenciar la construcción de conocimiento por parte del estudiante y usarse para alcanzar una variedad de objetivos en el proceso de aprendizaje; actuando, en palabras de Jonassen, como herramientas de la mente” [3]. Este segundo tipo de aprendizaje, aunque implica conocimientos de TIC más avanzados y mayor compromiso por parte del estudiante, aprovecha mucho mejor el potencial de estas a la vez que permite fortalecer capacidades intelectuales de orden superior, como análisis, síntesis, manejo de información, pensamiento crítico, creatividad, capacidad investigadora, etc [4].

Regresando a la primera situación, aquella en la que los computadores actúan como tutores (instrucción dirigida), lo que estos hacen es reemplazar muchas de las funciones del maestro tradicional ubicándolo en un lugar secundario. Por el contrario, cuando se aprende “con” los computadores, el docente cumple una labor fundamental: diseñar experiencias de aprendizaje en las que los estudiantes desempeñen un rol activo utilizando las TIC como herramientas para resolver problemas, tomar decisiones, organizar y procesar información, investigar y crear.

En este último caso, los docentes deben ser concientes de que su función es generar oportunidades de aprendizaje y orientar y facilitar el proceso educativo motivando, cuestionando, evaluando y profundizando constantemente en los temas importantes; del mismo modo, el estudiante debe reconocerse como el responsable de construir su propio conocimiento de manera autónoma y de aprovechar al máximo las oportunidades que la institución y el maestro ponen a su disposición. Esta nueva forma de relación entre docentes y estudiantes, es la que caracteriza un Modelo de Aprendizaje Activo, idóneo para diseñar e implementar Ambientes de Aprendizaje Enriquecidos por TIC.  

Los Ambientes de Aprendizaje diseñados con base en un modelo de Aprendizaje Activo, centrados en la construcción de conocimiento, tienen las siguientes características [5]: las actividades de clase se centran en el estudiante; el maestro es el guía, el colaborador, el que formula preguntas y el que también a veces es aprendiz; el estudiante es un participante activo, responsable de su propio aprendizaje y en ocasiones es el experto; la instrucción se enfoca en las relaciones entre conocimientos, en la búsqueda y en la investigación; la información no se transporta, se transforma en conocimiento después de evaluarla, analizarla y sintetizarla; el éxito se mide por la calidad de la comprensión; la evaluación se realiza en base a portafolios y criterios de desempeño; las TIC son un factor importante para el aprendizaje en cuanto facilitan la comunicación, la colaboración, el acceso a información y la expresión.

Por otra parte, el uso de TIC en Ambientes de Aprendizaje diseñados en base a un Modelo de Aprendizaje Activo y centrados en el estudiante y en la construcción de conocimiento, satisface cuatro necesidades educativas fundamentales [5]:

  • Hacer el aprendizaje más relevante al tener en cuenta las experiencias previas de los estudiantes con tareas centradas en situaciones significativas, auténticas o reales y altamente visuales.
  • Resolver problemas de motivación exigiendo a los estudiantes asumir roles activos en lugar de pasivos.
  • Enseñar a los estudiantes cómo trabajar en equipo o de manera colaborativa para resolver problemas mediante actividades grupales, de aprendizaje cooperativo en las que cada integrante se responsabilice de una parte del proceso.
  • Enfatizar actividades comprometedoras y motivadoras, que demandan simultáneamente, habilidades de alto y bajo nivel intelectual.

 

El Coordinador de Informática debe tener en cuenta estos aspectos cuando inicia, con docentes de otras áreas, a recorrer el camino a la integración. Antes de iniciarlo debe tener en cuenta que es imprescindible capacitarlos previamente en competencias básicas en TIC y seducirlos con demostraciones de los numerosos y valiosos recursos, muchas veces gratuitos, disponibles en Internet con los que pueden enriquecer y facilitar significativamente el aprendizaje de sus asignaturas. Adicionalmente, es necesario enseñarles metodologías activas, herramientas no informáticas y estrategias que les proporcionen criterios y bases firmes para diseñar experiencias de aprendizaje enriquecidas con TIC, como es el caso del Aprendizaje Activo, Aprendizaje por Proyectos, Pautas para formular objetivos de aprendizajes, Competencia para Manejo de Información (CMI), Alfabetismo en Medios, Aprendizaje Visual, Valoración Integral y uso de Matrices de Valoración, entre otros.

Por otra parte, es crucial que el CI tenga presente que la Integración es un proceso que requiere entre 2 y 4 años; además, que los docentes de otras áreas (Matemáticas, Ciencias, Lenguaje, etc) pasan por diferentes etapas en su práctica profesional, antes de alcanzar un buen nivel de competencia en la integración de las TIC en sus procesos de enseñanza/aprendizaje. A continuación e identificadas por varios autores, se presenta la caracterización de 6 de las etapas que se cumplen durante ese proceso :

1. PREINTEGRACIÓN: El docente hace uso de las TIC para incrementar su productividad personal: elaborar comunicaciones, talleres y exámenes; almacenar y organizar información de estudiantes; mantener registro de calificaciones; comunicarse por correo electrónico y utiliza Internet para localizar diversos recursos para las clases.

2. INSTRUCCIÓN DIRIGIDA: El docente utiliza las TIC como herramienta de instrucción programada para que sus estudiantes se entrenen con tutoriales y software de ejercicio y práctica (drill and practice). La FGPU no encuentra valor educativo a este tipo de uso de las TIC, máxime cuando lo que hoy demanda la educación es el desarrollo de nuevas habilidades para el Siglo XXI.

3. INTEGRACIÓN BÁSICA: El docente emplea las TIC para elaborar mejores materiales para sus estudiantes. Además, utiliza computador, software y videobeam para enriquecer y volver más interesantes las clases de las asignaturas a su cargo (Matemáticas, Ciencias, Lenguaje, etc). Este esquema es muy apropiado para aquellas instituciones educativas que cuentan con muy pocos computadores.

4. INTEGRACIÓN MEDIA: El docente solicita a los estudiantes utilizar diferentes herramientas informáticas y no informáticas para realizar trabajos de clase. Por ejemplo, ensayos con el Procesador de Texto; Boletines con software de diseño editorial; investigaciones en Internet; graficación de funciones con la Hoja de Cálculo, etc.   

5. INTEGRACIÓN AVANZADA: El docente aprovecha las TIC y metodologías de Aprendizaje Activo para realizar Proyectos de Clase [8] enfocados en el currículo con el objeto de lograr mejoras en el aprendizaje de los estudiantes. En esta etapa los estudiantes simultáneamente deben, cumplir tanto logros en informática como logros en las materias con las cuales se esté integrando. 

6. INTEGRACIÓN EXPERTA: El docente diseña y utiliza ambientes constructivistas de aprendizaje enriquecidos por TIC. Según Jonassen, estos ambientes son activos, constructivos, colaborativos, intencionales, complejos, contextuales, conversacionales y reflexivos. Además, deben estimular tanto la creatividad como el pensamiento crítico y atender temas de Ciudadanía Digital.

El Coordinador Informático no puede asumir que si los docentes de otras áreas pueden utilizar las herramientas básicas de las TIC, eso inmediatamente los habilita para integrarlas en las asignaturas a su cargo. La integración propiamente dicha, es el final de un camino que cada docente debe recorrer, camino en el cual unos docentes van más adelantados que otros. Por lo tanto, es primordial que el CI pueda diagnosticar el nivel en el que se encuentra cada docente para plantear un plan de capacitación pertinente que se adapte a las necesidades reales de cada uno de ellos.

APOYO A DOCENTES DE OTRAS ÁREAS

El Coordinador de Informática (CI) debe ayudar a los docentes de otras áreas a escalar los 6 niveles descritos en la sección anterior; cuestión que no será posible si la Institución Educativa (IE) no facilita los espacios necesarios, no solo para capacitación de los docentes sino para que se lleven a cabo las actividades de Integración.

Una vez realizado el diagnóstico del nivel en el que se encuentran los docentes en el uso de las TIC, el CI debe elaborar un plan de capacitación. Esta capacitación no solo debe incluir las herramientas informáticas básicas sino contener temas sobre el porqué y el cómo de las TIC en educación; la utilización de las TIC como herramientas de la mente; estrategias de Aprendizaje activo; Aprendizaje por Proyectos; Competencia en Manejo de Información (CMI) y Alfabetismo en Medios. Adicionalmente, debe ayudar a los docentes de cada área a localizar herramientas adecuadas para sus clases e indicarles cómo instalarlas y usarlas.

Para llevar a cabo esta capacitación, el CI debe conocer y tener en cuenta estándares para formación de docentes. Dos de las propuestas más significativas y recientes son los Estándares de Competencia en TIC de la UNESCO y los Estándares para docentes de ISTE. Además, puede utilizar el“Currículo Interactivo 2.0” para elaborar un currículo que le permita realizar esta actividad de manera ordenada, secuenciada y pertinente.  

Por otra parte, las actividades de integración de las TIC requieren efectuar cambios en diversos campos de la actividad escolar como horarios de clase, carga académica docente, contenidos curriculares, entre otros. La profundidad y alcance de las reformas anteriores varía de acuerdo con las condiciones particulares de cada Institución: número de estudiantes por computador, ubicación centralizada o distribuida de equipos, extensión de la jornada escolar diaria, número de grados escolares en los que se enseña informática (ej. de 6º a 11º), número de grupos por grado escolar (ej. 9ºA, 9ºB, 9ºC), etc. Por esta razón, las Directivas de la IE y el Coordinador Informático deben planear muy bien la manera de realizar estos cambios sin perder de vista los objetivos que desean alcanzar.

A continuación presentamos los principales hallazgos de la Fundación Gabriel Piedrahita Uribe (FGPU) para llevar a cabo efectivamente la integración de las TIC en procesos educativos. La FGPU encontró, a lo largo de su experiencia, que una manera efectiva para lograr hacer Integración en Instituciones Educativas (IE), que cuentan con una o más aulas de informática centralizadas y que tengan una relación de aproximadamente 7 o 10 estudiantes por computador, es generando dentro del PEI una materia adicional: el “Laboratorio de Integración” (LI). Esta asignatura se trabaja en el aula de informática en horario independiente al de la clase de informática propiamente dicha, durante una o dos horas semanales para cada grado escolar entre 6° y 11°. La intensidad horaria semanal del LI y la cantidad de grados escolares que lo pueden trabajar, dependerá de la relación “número de estudiantes por computador”, número de grupos por grado y número de horas disponibles para dar ese uso al aula(s) de informática, lo anterior después de restar las horas destinadas a las clases de informática. 

El propósito fundamental del Laboratorio de Integración (LI) es ofrecer las condiciones necesarias para desarrollar experiencias de aprendizaje conjuntas en las que participen tanto el docente de informática como el de área/asignatura realizando Proyectos de Clase, y/o WebQuests (WQ). Estos proyectos o WQ los diseña el docente de la asignatura para alcanzar, con el uso efectivo de las TIC, objetivos de aprendizaje en su materia (integrar). Aunque la presencia del maestro de área es fundamental, también es indispensable que el docente de informática esté presente; no solo en la planeación y formulación de los proyectos sino sugiriendo y ayudando a esos maestros y a sus estudiantes a escoger la(s) herramienta(s) informáticas más adecuadas y a utilizarla(s) efectivamente para realizar el Proyecto/WQ, además de apoyar en la solución de problemas técnicos menores. Por todas estas razones, los horarios de ambos docentes en la(s) sala(s) de informática, deben coincidir.

En algunas Instituciones Educativas, el LI se puede establecer como materia adicional del currículo de diferentes grados escolares, especialmente, cuando el énfasis de esas IE es en TIC. En otras, se puede considerar como espacio adicional que ayuda a alcanzar los objetivos de aprendizaje planteados tanto del área con la que se integra, como de la clase de informática (competencia). Estas decisiones dependen de las condiciones y preferencias de cada IE.

Por otra parte, es fundamental destinar algunas horas semanales (dos o tres) para planear y coordinar los Proyectos de Clase que se trabajan en el Laboratorio de Integración (LI). El CI es el encargado de apoyar y hacer seguimiento al trabajo que realiza cada uno de los docentes de área, además de evaluar constantemente la marcha del proceso con el fin de mejorarlo y proponer soluciones oportunas a posibles problemas. Para facilitarle esta tarea, hemos diseñado un par de Plantillas de Seguimiento; la primera atiende el seguimiento que debe hacer el docente de informática de la buena marcha de los proyectos y la segunda del seguimiento que al respecto debe hacer el docente de área

Adicionalmente, el CI debe reunirse periódicamente con las directivas de la Institución para: reportar los avances del proceso de integración y tomar decisiones en caso de presentarse problemas o situaciones que deban atenderse a nivel institucional.

Tanto las Directivas como el CI deben ser concientes de que trabajar en el LI, en la mayor cantidad de grados escolares posibles y con diferentes asignaturas, es un proceso lento que para cimentarse y ajustarse necesita surtir varias etapas. Es importante iniciar capacitando en integración a un grupo pequeño de docentes de área (grupo gestor) con los cuales se realicen las primeras experiencias de integración, involucrando en esa etapa, únicamente dos o tres grados escolares. A medida que avanza el proceso y se obtienen los primeros resultados, se pueden ir capacitando otros docentes que posteriormente se puedan encargar de realizar la integración en los restantes grados escolares.

Tanto para llevar a cabo las capacitaciones del grupo gestor como para la planeación y puesta en marcha del Laboratorio de Integración, es necesario contar con el concurso de directivas y coordinadores académicos a fin de poder establecer los horarios de reunión y convenir los cambios necesarios en la planeación general de manera que coincidan en ciertos espacios de la jornada escolar ambos docentes. Adicionalmente, es importante esa comunicación para conocer los planes de estudio de las áreas con las cuales se decide integrar. 

Por último, una tarea muy importante que debe cumplir el Coordinador Informático para que se consolide la utilización de las TIC, en todos los niveles de una Institución Educativa es la de soporte técnico. Bien sea porque él mismo suministre dicho soporte o porque lo coordine, es crucial que este se preste adecuadamente y a tiempo. Cuando las personas se inician en el uso de las TIC, demandan mucho soporte en su sitio de trabajo, generalmente para absolver dudas, recordar como realizar algunas tareas, etc; la Institución Educativa debe prever esta situación y definir cómo y con quién la va a atender. Sin embargo, a medida que tanto docentes, como personal administrativo, van adquiriendo confianza en el uso de TIC, requieren menos soporte. 
REFERENCIAS

[1] Becker, H. J. (1999) “How are Teachers Using Computers in Instruction”,
http://www.crito.uci.edu/tlc/findings/conferences-pdf/how_are_teachers_using.pdf

[2] Reeves, T.C. (1998) “The Impact of Media and Technology in Schools: A Research Report prepared for The Bertelsmann Foundation”, http://caret.iste.org/index.cfm?fuseaction=studySummary&studyid=418

[3] Jonassen David H. (1996) “Los Computadores como Herramientas de la Mente”, http://www.eduteka.org/tema_mes.php3?TemaID=0012

[4] Ver el Modulo Pensamiento Crítico. http://www.eduteka.org/modulos.php?catx=6

[5] Roblyer, M., Edwards, J., y Harrilnk, M. (1997) “Integrating Educational Technology into Teaching” Prentice Hall, Columbus, Ohio, EEUU.

[6] Callison, Daniel, (1998). “Valoración Auténtica”; http://www.eduteka.org/profeinvitad.php3?ProfInvID=0013

[8] Creación de un Proyecto de Clase para Aprendizaje por Proyectos (pdf)
http://www.eduteka.org/pdfdir/CreacionProyectos.pdf

CRÉDITOS:
Documento elaborado por EDUTEKA. Este artículo sobre “Coordinación y Docencia TIC”, fruto de la experiencia de asesoramiento y acompañamiento que la Fundación Gabriel Piedrahita Uribe (FGPU) ha ofrecido durante años a varias Instituciones Educativas (IE), pretende responder los principales interrogantes que surgen cuando una IE resuelve transformarse e integrar dentro de sus procesos de enseñanza/aprendizaje el uso efectivo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Publicación de este documento en EDUTEKA: Agosto 01 de 2008.
Última modificación de este documento: Agosto 01 de 2008.

VER ADEMÁS

 

EL PORQUÉ DE LAS TIC EN EDUCACIÓN

El computador electrónico fue inventado a mediados del siglo pasado; el computador personal llegó al mercado después de 1975; e Internet se hizo público y la Web comenzó a enriquecerse a mediados de la década de los 90. Esos grandes hitos están entre los más visibles de la revolución que han experimentado las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en los últimos 60 años. Esa revolución ha ido acompañada, y ha sido impulsada, por una reducción dramática, sin precedente en la historia de las tecnologías, en los costos de manejar, guardar y transmitir información.

Desde hace varias décadas se comenzó a especular sobre el impacto que la revolución en las TIC podría tener en la educación, en todos sus niveles. Esa especulación, y los múltiples ensayos que la siguieron, se han convertido en los últimos años, especialmente a partir del desarrollo de la Web, en un gran movimiento que está transformando la educación en muchos lugares del mundo desarrollado.

Infortunadamente, no se ha cumplido una de las predicciones de la especulación inicial, a saber: que la revolución de las TIC permitiría a los países en desarrollo mejorar sus sistemas educativos a pasos agigantados, hasta alcanzar a los de los países ricos. Por el contrario, lo que se observa en años recientes es un aumento en la brecha entre la típica escuela latinoamericana y la típica escuela en muchos países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos)

Eso no tiene necesariamente que ser así: los gobiernos de América Latina tienen ahora la gran oportunidad de transformar sus sistemas educativos; de mejorar la calidad de sus escuelas; de reducir la inequidad en las oportunidades que se ofrecen a los jóvenes de los diferentes estratos socioeconómicos de sus países; y de preparar a su población para los retos que entraña la economía globalizada, muy competitiva, de la sociedad del conocimiento característica del siglo XXI.

Los cambios tecnológicos en los microprocesadores y en los dispositivos de memoria digital, así como el aumento de capacidad de transmisión de información en fibra óptica y en sistemas inalámbricos y, la disponibilidad de muchísimos recursos gratuitos en la Web han reducido los costos de aprovechamiento del potencial de las TIC en la educación a niveles no soñados por educadores o gobernantes hace sólo 10 años.

Este artículo expresa la posición de la FGPU y de Eduteka sobre las razones por las que se hace urgente aprovechar esta oportunidad que se presenta a las naciones de América Latina para transformar su educación; y pretende servir de material de información y persuasión para argumentar con solidez este tema ante directivos educativos, gobernantes y legisladores.

UNA RAZÓN BÁSICA

La pobreza de recursos educativos en la mayoría de las escuelas latinoamericanas es bien conocida. En particular, la escasez de materiales en sus bibliotecas es una de las más serias limitaciones para la formación de niños y jóvenes de los sectores menos favorecidos económicamente. Esa carencia podría resolverse con una dotación mínima de computadores con acceso a Internet de banda ancha en las bibliotecas escolares. La gran cantidad de libros, revistas, periódicos, diccionarios, enciclopedias, mapas, documentos, videos, muchísimos de ellos gratuitos y con capacidad de multimedia, justifican una inversión inicial en dotación e instalación de equipos y un gasto de sostenimiento cuyo valor sería marginal si se lo compara con el gasto educativo de cualquier país latinoamericano. El acceso a Internet permitiría, además, una cantidad de experiencias educativas nuevas como visitas a museos de arte y de ciencias, acceso a laboratorios virtuales, viajes virtuales a ciudades o regiones remotas, utilización de software educativo interactivo, etc.

Ese esfuerzo de dotación general a las bibliotecas escolares traería importantes cambios a las instituciones educativas, abriría las puertas de un nuevo mundo para sus estudiantes y ayudaría a mejorar la calidad de la educación latinoamericana.

DOS RAZONES FUNDAMENTALES

Pero existen dos razones muy importantes por las que los gobiernos deben ir mucho más allá de dotar las bibliotecas escolares con acceso a la Web (ver gráfica).

Por una parte, debido precisamente a los múltiples cambios originados por la revolución de las TIC, las competencias requeridas a los graduados de los sistemas escolares de América Latina han cambiado. Y esos sistemas escolares deben atender esas nuevas demandas para que los jóvenes que pasan por ellos estén mejor habilitados para llevar una vida personal, productiva y cívica valiosa en el siglo XXI.

Además, las TIC, con toda la gama de herramientas de hardware y software que contienen, convertidas en herramientas de la mente, usadas para potenciarla, facilitan la creación de ambientes de aprendizaje enriquecidos, que se adaptan a modernas estrategias de aprendizaje, con excelentes resultados en el desarrollo de las habilidades cognitivas de niños y jóvenes en las áreas tradicionales del currículo.

ExperTICia

Proponemos llamar experTICia a la condición de una persona competente en las nuevas demandas de formación originadas en la revolución de las TIC, demandas que, como ya se dijo, deben ser atendidas por cualquier sistema escolar de calidad contemporáneo.

La experTICia incluye unas competencias relacionadas con el hardware y el software; otras relacionadas con los contenidos de la información y las comunicaciones; y un tercer tipo que enlaza las dos anteriores con capacidades intelectuales de orden superior.

Las primeras implican un conocimiento de los conceptos fundamentales de las TIC y la habilidad en el uso de sus diversas herramientas.

Los conceptos fundamentales son las bases sobre las que se construyen las TIC; el computador, las redes, los sistemas de información, la representación digital o binaria de la información, los modelos, el pensamiento algorítmico y la programación son algunos de ellos [1]. Si las TIC no evolucionaran, el conocimiento de estos conceptos sería innecesario; bastaría saber usar los equipos y el software; pero las TIC cambian permanentemente y una buena comprensión de sus fundamentos permite estar preparado para las innovaciones y adaptarse rápidamente para aprovechar las nuevas oportunidades.

La lista de habilidades requeridas en el uso del hardware y el software cambia frecuentemente, según aparecen nuevos productos y nuevas aplicaciones. Entre las más importantes hoy, tendríamos: instalación del computador, uso de las funciones básicas del sistema operativo, uso del procesador de texto, uso de un sistema de presentación multimedia, conexión a una red, uso de un navegador para buscar recursos en la Web, uso de sistemas de correo o de comunicación con otros [2], uso de una hoja de cálculo, uso de un manejador de bases de datos, uso de cámaras digitales de fotografía y video, uso de algunos servicios de la Web 2.0, etc.

El conocimiento de los conceptos fundamentales de las TIC y las habilidades en el uso del hardware y del software componen la primera parte de la experTICia. La segunda, está relacionada con el uso y la producción de los contenidos de la información, tanto en la Web como en los medios digitales en general.

Como se dijo antes, la mayoría de los latinoamericanos se ha educado sin acceso a una cantidad siquiera apreciable de fuentes de información y conocimiento: libros, revistas, diarios, enciclopedias, etc. En la nueva realidad, el acceso a la Web con su inmensa cantidad de recursos valiosos y, al mismo tiempo, de material inútil y basura, exige el desarrollo de una primera competencia nueva: la de manejo de información (CMI); que capacita al joven para definir el problema de información que enfrente, escoger, ejecutar y refinar su estrategia de búsqueda, juzgar la validez de las fuentes de la información obtenida y procesar esa información.

Además, ante la creciente avalancha producida por la gran cantidad de medios y mensajes mediáticos a la que está expuesto el ciudadano normal, se requiere el desarrollo de otra competencia nueva: el Alfabetismo en Medios; se trata de la comprensión de cómo se construyen los mensajes que contienen, para qué propósitos, usando cuáles herramientas; se trata de aprender a examinar cómo diferentes individuos interpretan los mensajes de manera diferente, cómo se pueden incluir o excluir ciertos valores y puntos de vista, cómo los medios pueden influir en creencias o comportamientos; se trata no solo de aprender a recibir los mensajes críticamente, sino de aprender a producirlos y a emitirlos.

Tanto la CMI como el alfabetismo en medios demandan una lectura y una escritura diferentes a las tradicionales: son multimediales (con sonido e imagen), son hipertextuales (con enlaces que permiten navegar entre varios textos), son interactivas, contienen íconos e información gráfica; implican, en fin, un nuevo alfabetismo.

Además, estas competencias relacionadas con el uso y la producción de contenidos de información exigen una comprensión de los asuntos éticos y legales implicados en el acceso a la información y en su utilización, como el plagio y los derechos de autor.

La experTICia incluye un tercer tipo de competencia que liga las TIC y las competencias hasta aquí enunciadas con las capacidades intelectuales de orden superior. Esta inclusión se manifestó, talvez por primera vez, en el informe Being Fluent with Information Technology del Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos, en 1999. Ellos incluyeron, entre otras, las que llaman razonamiento sostenido, manejo de complejidad y prueba de soluciones. Un informe más reciente, Evaluación de las Competencias del Siglo XXI: el panorama actual” (pdf, 460Kb), de junio de 2005 se refiere a cómo países tan diversos como el Reino Unido, Finlandia, Singapur, Israel y Corea del Sur están tratando la experTICia como una de las áreas de competencia centrales en sus currículos nacionales y “artículos que emanan de (sus) Ministerios de Educación y organizaciones aliadas trazan un enlace explícito entre las TIC y capacidades intelectuales de orden superior”. Muy recientemente, los nuevos estándares de TIC para estudiantes de los Estados Unidos, preparados por ISTE incluyen “competencias de creatividad, innovación, investigación, pensamiento crítico, solución de problemas, toma de decisiones, entre otras”, con el uso de herramientas y recursos digitales apropiados”.

Como se dijo antes, el desarrollo de todas estas competencias que hacen parte de la experTICia, es ahora una función crítica de cualquier sistema educativo de calidad.

AMBIENTES DE APRENDIZAJE ENRIQUECIDOS

Pero, como también quedó dicho atrás, hay otra razón muy importante para que los gobiernos se comprometan en la incorporación masiva de las TIC en sus sistemas escolares: las TIC, bien aprovechadas, tienen el potencial de enriquecer muchísimo y a bajo costo los ambientes de aprendizaje en los que se educan niños y jóvenes latinoamericanos. Y esos ambientes enriquecidos permitirían niveles de aprendizaje y de desarrollo de competencias mucho más elevados que los que existen hoy. Los costos de los computadores, de sus equipos periféricos, como escáneres o impresoras, y de muchos dispositivos digitales como cámaras, sensores, sondas, agendas, teléfonos celulares, etc., que funcionan con los computadores o en lugar de ellos, han bajado dramáticamente. Empiezan a verse ya programas pilotos con computadores diseñados especialmente para uso escolar, con precios entre 170 y 300 dólares, como el XO de la Fundación “One laptop per child (OLPC)” (un portátil por niño) o como el Classmate de Intel. Esos equipos traen incorporados varios dispositivos valiosos, tienen especificaciones técnicas apropiadas para el uso escolar y vienen con una serie de programas de software suficientes para gran variedad de aplicaciones.

La propuesta de los fabricantes de estos equipos es llegar a la situación “uno a uno”; un computador por cada niño o joven; e, idealmente, un computador cuyo usuario pueda tenerlo y usarlo tanto en la institución educativa como en
su casa.

Pero ¿Por qué se querría llegar a esa situación de “uno a uno”? ¿no sería suficiente tener unas pocas aulas o laboratorios de computadores a donde los estudiantes vayan a desarrollar las competencias propias de la experTICia? Porque el “uno a uno” ofrece muchísimas ventajas: mediante su propia memoria o mediante el acceso a la Web, puede reemplazar libros, manuales o textos, diccionarios, enciclopedias, cuadernos o libretas y demás productos de papel para todas las materias que hoy requiere cualquier estudiante para el plan de estudios; además, un equipo como el XO ofrece cámara fotográfica, micrófono, parlantes y otras facilidades de comunicación; pero lo más importante es que el software que trae incorporado el equipo y su acceso a Internet permiten convertirlo en herramienta de la mente. David Jonassen, en un artículo sobre ese concepto, dice que “las herramientas de la mente son aplicaciones de los computadores que, cuando son utilizados por los estudiantes para representar lo que saben, necesariamente los involucran en pensamiento crítico acerca del contenido que están estudiando”. Un ejemplo clásico, presentado por el mismo Jonassen, es el uso de Bases de Datos; la organización de una información, que puede haber sido obtenida por el estudiante o suministrada por el docente, en la forma de una Base de Datos sobre la que pueden efectuar después consultas específicas, necesariamente involucra al estudiante en razonamiento analítico y le exige pensar acerca de relaciones causales entre ideas. Jonassen nos presenta varios grupos de aplicaciones de los computadores que representan diversos tipos de herramientas de la mente: de organización semántica, de modelado dinámico, de interpretación de información, de construcción de conocimiento y de conversación y colaboración.

Solo cuando se llega a una situación de “uno a uno” pueden los estudiantes usar el computador todo el tiempo y para todas las áreas o materias como herramientas de la mente. En la situación convencional de aulas o laboratorios de cómputo, aún en las instituciones educativas en las que se llega a relaciones de 10 estudiantes por computador, es muy difícil avanzar más allá de una experTICia aceptable. El número limitado de horas en las que el estudiante puede usar los equipos dificulta mucho un progreso mayor.

Quizá por una coincidencia afortunada, estos computadores potentes y muy económicos, están disponibles en esta época, cuando hay más reconocimiento del potencial de la pedagogía constructivista, basada en estrategias de aprendizaje activo, como la mayor potenciadora del aprendizaje de los estudiantes. En las últimas décadas, se ha venido acumulando un consenso creciente sobre las teorías relacionadas con el aprendizaje humano; una buena expresión de ese consenso está contenida en el libro Cómo aprende la gente” de la Academia Nacional de Ciencias de los EE.UU. La aplicación de esas teorías, empleando las TIC como herramientas de la mente, permite la creación de ambientes enriquecidos, donde los estudiantes pueden construir su propio conocimiento más rápida y más solidamente.

Esos ambientes de aprendizaje, enriquecidos mediante el uso generalizado de las TIC, son lo que realmente pueden transformar la calidad de la educación. 

N MODELO PARA INTEGRAR TIC EN EL CURRÍCULO

Por: Francisco Piedrahita Plata
Rector Universidad Icesi, Cali

Introducción

El buen manejo de los computadores y de la Internet es una de las habilidades que deben caracterizar al ciudadano competente en el siglo XXI [1]. Lograr entonces que al terminar su etapa escolar los jóvenes dominen las herramientas básicas de las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TIC) es un objetivo importante del plan curricular de cualquier institución educativa.

Pero las TIC pueden tener efectos mucho más trascendentales en el plan curricular de una institución: tienen el potencial para mejorar el aprendizaje en diversas áreas; para mejorar la comprensión de conceptos; para desarrollar capacidades intelectuales y de otros tipos en los estudiantes.

Diversas investigaciones, llevadas a cabo principalmente en países desarrollados, muestran cómo, cuando las TIC se usan para enriquecer ambientes de aprendizaje, con ciertas características, se logran los efectos planteados en el párrafo anterior [2].

El reto que enfrentan tanto las instituciones educativas como los maestros en el salón de clase es descubrir la forma o las formas de diseñar y operar esos ambientes de aprendizaje enriquecidos por las TIC, descubrir la forma o formas de integrar las TIC al currículo.

Creemos que el de la integración de las TIC al currículo escolar es un proceso gradual que depende del comportamiento de muchas variables relacionadas con cuatro factores: 1) los recursos tecnológicos propiamente dichos, hardware y conectividad; 2) la filosofía pedagógica y la competencia tecnológica de los educadores; 3) la disponibilidad y correcta utilización de los contenidos digitales apropiados; y 4) el apoyo administrativo, pedagógico y técnico que ofrece la institución educativa.

Eduteka se concentrará en colaborar en el Desarrollo Profesional del Educador y en Proveer Contenidos; Poco puede contribuir en el tema de la dotación de Hardware o en la Conectividad en una Institución. Tampoco puede mejorar la Administración o el apoyo que se de a los maestros en la escuela; podemos solamente sugerir modelos.

Factores que influyen en la integración de las TICs en el curriculo
Recursos Tecnológicos
Educadores
Contenidos Digitales
Apoyo Institucional

 

Coordinador de Informática que pueda atender con solvencia tres retos muy importantes para el éxito del proceso: a) transformar positivamente la enseñanza de las TIC de forma que los estudiantes logren real competencia en estas; b) comprender a cabalidad el alcance y potencial de transformación que tienen las TIC en educación, esto es, tener claridad sobre la manera como las TIC pueden apoyar efectivamente el aprendizaje en otras áreas curriculares básicas y cuáles son las estrategias pedagógicas adecuadas para hacerlo; y c) apoyar tanto a los demás docentes de informática, como a docentes de otras áreas académicas en la incorporación de las TIC a sus procesos de aula. Esto último se refiere a estar en capacidad de persuadirlos en el uso y apropiación de las TIC, mostrándoles las ventajas de utilizarlas para enriquecer sus clases y capacitándolos en las estrategias didácticas adecuadas para lograrlo.

Un buen docente en las tic Estas se enmarcan en cuatro categorías: Humanas, Tecnológicas (TIC), Pedagógicas y Técnicas.

Las capacidades humanas hacen referencia a poder establecer fácilmente relaciones con: otros docentes, tanto de informática como de otras áreas; coordinadores académicos y, personal administrativo y directivo de la institución.

Las capacidades tecnológicas (TIC) se relacionan con la competencia en el uso avanzado de las TIC. Esto facilita su labor respecto a la formulación de proyectos de clase que integren las TIC, así como al desarrollo de propuestas dirigidas tanto al área administrativa como académica de la institución en las que estas se utilicen.

Las capacidades pedagógicas aluden a los conceptos y prácticas más apropiados para involucrar las TIC en procesos educativos debe tener una apreciación clara del enfoque pedagógico asumido por la Institución Educativa para llevar a cabo la enseñanza/aprendizaje y las propuestas didácticas que permiten llevar al aula esos procesos.

Las capacidades técnicas se refieren a la habilidad para solucionar problemas de tipo técnico de complejidad baja a media que se presenten en la infraestructura TIC de la institución. Esto es, conocimiento y habilidad para: instalar hardware y software, y para reparar daños menores.

Hoy en día, todo estudiante de educación media, al momento de graduarse, debe ser competente en el uso de las herramientas básicas de las TIC: Sistema Operativo, Procesador de Texto, Hoja de Cálculo, Base de Datos, Presentador Multimedia, Editores Gráficos e Internet (Información y Comunicación). Sin embargo, para desenvolverse adecuadamente en el Siglo XXI, sus habilidades deben ir más allá del buen manejo de las diferentes funciones de esas herramientas.

los alumnos deben estar en capacidad de utilizar las TIC para: crear e innovar; comunicar y colaborar; investigar y localizar efectivamente información; desarrollar habilidades de pensamiento crítico, solución de problemas y toma de decisiones; promover y practicar la ciudadanía digital; adquirir competencia en el funcionamiento y conceptos básicos de las TIC; todo lo anterior aunado a apoyar el aprendizaje individual permanente. Lo anterior significa, que deben estar en capacidad de usar las TIC para comunicar eficazmente sus ideas, localizar efectivamente información e intercambiarla con otros, trabajar coloborativamente con otras personas; localizar, evaluar y organizar.

Por esta razón es importante que, además de contener las herramientas básicas de las TIC, el currículo de informática incluya contenidos y actividades conducentes a desarrollar nuevas competencias transversales como: Aprendizaje Activo, Competencia para Manejar Información (CMI), Aprendizaje Visual y el Alfabetismo en Medios,

Por otra parte, el uso de TIC en Ambientes de Aprendizaje diseñados en base a un Modelo de Aprendizaje Activo y centrados en el estudiante y en la construcción de conocimiento, satisface cuatro necesidades educativas fundamentales [5]:

  • Hacer el aprendizaje más relevante al tener en cuenta las experiencias previas de los estudiantes con tareas centradas en situaciones significativas, auténticas o reales y altamente visuales.
  • Resolver problemas de motivación exigiendo a los estudiantes asumir roles activos en lugar de pasivos.
  • Enseñar a los estudiantes cómo trabajar en equipo o de manera colaborativa para resolver problemas mediante actividades grupales, de aprendizaje cooperativo en las que cada integrante se responsabilice de una parte del proceso.
  • Enfatizar actividades comprometedoras y motivadoras, que demandan simultáneamente, habilidades de alto y bajo nivel intelectual.

Pero las TIC pueden tener efectos mucho más trascendentales en el plan curricular de una institución: tienen el potencial para mejorar el aprendizaje en diversas áreas; para mejorar la comprensión de conceptos; para desarrollar capacidades intelectuales y de otros tipos en los estudiantes.

Diversas investigaciones, llevadas a cabo principalmente en países desarrollados, muestran cómo, cuando las TIC se usan para enriquecer ambientes de aprendizaje, con ciertas características, se logran los efectos planteados en el párrafo anterior [2].

El reto que enfrentan tanto las instituciones educativas como los maestros en el salón de clase es descubrir la forma o las formas de diseñar y operar esos ambientes de aprendizaje enriquecidos por las TIC, descubrir la forma o formas de integrar las TIC al currículo.
Creemos que el de la integración de las TIC al currículo escolar es un proceso gradual que depende del comportamiento de muchas variables relacionadas con cuatro factores: 1) los recursos tecnológicos propiamente dichos, hardware y conectividad; 2) la filosofía pedagógica y la competencia tecnológica de los educadores; 3) la disponibilidad y correcta utilización de los contenidos digitales apropiados; y 4) el apoyo administrativo, pedagógico y técnico que ofrece la institución educativa.

Idioma
Español
Descripción
El proyecto Postprimaria hace parte de un conjunto de estrategias educativas que permiten atender población con características y necesidades especificas de manera no convencional con metodologías flexibles, diseño de módulos con intencionalidad didáctica, articulación de recursos pedagógicos, desarrollo de proyectos pedagógicos productivos. A través de la formación de docentes y el compromiso comunitario, se busca fortalecer el ingreso y retención de la población en el sistema. Postprimaria es un modelo flexible para la atención de niños y jóvenes del sector rural, que no hayan tenido acceso a terminar su educación básica secundaria de sexto a noveno grado.
Palabras clave
Educación básica secundaria, postprimaria, población vulnerable, población rural, necesidades educativas, modelos flexibles
Cobertura
Nacional
País de origen
Colombia
Dependencia
Permanencia
Requisitos académicos
Ser licenciado o normalista superior
Intensidad horaria
120 horas
Contenidos o temáticas que trabaja
Se realizan tres talleres de capacitación sobre el diseño del modelo. En el primer taller se desarrollan los aspectos conceptuales, pedagógicos, administrativos, organizativos y comunitarios. En el segundo taller se realiza un refuerzo a los aspectos pedagógicos y se trabajan los proyectos pedagógicos productivos. En el tercer taller se hace un refuerzo a los componentes del modelo y de evaluación.
Estrategia metodológica
Se orienta bajo el enfoque de Aprendizajes Productivos. Parte de reconocer la realidad de la convivencia humana como una construcción social en donde todos los actores, consciente o inconscientemente, intervienen en ella. Este enfoque incorpora de manera puntual en el proceso de aprendizajes el escenario económico y, por tanto, una concepción y unas prácticas pedagógicas particulares, como es el caso de los proyectos pedagógicos productivos, mediante las cuales se trata de ayudar a construir en los jóvenes una estructura lógica de organizar el pensamiento.
Uso de TIC
No
Modalidad
Presencial
Derechos de autor y otras restricciones
del MEN y de los operadores privados
Propósito
Dinamizar propuestas educativas y metodologías flexibles acordes a las necesidades del medio rural a partir de procesos de autoaprendizaje analítico, autónomo y creativo. Brindar heramientas metodológicas para el desarrollo de proyectos pedagógicos y proyectos pedagógicos productivos Sensibilizar al docente para la atención de una población con características y contexto específico Definir estrategias para la recuperación de las identidades juveniles, con espacios para fortalecer el conocimiento y las actividades extracurriculares.
Enlace a sitio web o URL
http://www.mineducacion.gov.co/publicaciones
Estrategias de evaluación y seguimiento de los participantes del programa
Evaluación de los productos entregados Retroalimentación de los productos Acompañamiento a través de visitas técnicas como apoyo y formación permanente de los docentes, búsqueda de soluciones inmediatas a los problemas que se detecten, producción y divulgación de la información requerida
Productos se esperan por parte de los participantes
Implementación exitosa en la institución de 4 momentos: Momento uno: Construcción de los escenarios problémicos. Momento dos: Determinación de intereses y necesidades de aprendizaje. Momento Tres: Construcción y desarrollo de núcleos problémicos de conocimiento. Momento cuatro: Construcción de escenarios futuros. Motivar la permanencia de los estudiantes en el aula.
Nombre del responsable
Brigitte Bravo
Telefono de contacto
2222800 Ext. 2301 – 2361
Correo de contacto
mbravo@mineducacion.gov.co
  ¿Cuál es la fortaleza del modelo de Postprimaria?  
  Mary Luz Isaza Ramos – (M.L.I.R.), coordinadora pedagógica del Proyecto de Educación Básica-PRODEBAS, 1990/1995Hernando Gélvez Suárez – (H.G.S.) coordinador de Escuela Nueva y Postprimaria

Ángel Ignacio Ramírez Castellanos – (A.R.), coordinador de los procesos de capacitación desarrollados en la Universidad de Pamplona en convenio con el Proyecto de Educación Rural del Ministerio de Educación Nacional.

A.R.: La fortaleza principal es la pertinencia. La educación ha venido trabajando diferentes paradigmas a través de la historia que se reflejan en el lenguaje de los y las maestros en preguntas orientadoras de los procesos educativos; nos hemos preguntado porque ¿Qué enseñar? ¿Cómo enseñar? ¿Quién aprende? ¿Cómo aprende? Las preguntas que deseamos se conviertan en orientadoras de la actividad escolar son: ¿Para qué la escuela? ¿Para qué se aprende? En la medida que se está respondiendo a estos interrogantes la escuela es convertida en el medio que tienen las comunidades para auto-desarrollarse, formular proyectos de desarrollo y plantearse alternativas de vida para las nuevas generaciones. Aquí la Postprimaria se convierte en un modelo pensado y actuado con un alto sentido de pertinencia y responsabilidad social. De esta fortaleza se derivan otras que tienen que ver con su enfoque pedagógico, su organización curricular flexible, los manejos abiertos de tiempos y espacios, el aprovechamiento del talento humano, las alianzas con otras entidades para enriquecer la formación de los y las escolares, el empleo de otros agentes educadores y el convertir la vida económica, mediante los proyectos pedagógicos productivos, en laboratorio de aprendizaje.

 
       

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.